lunes, enero 29, 2007

La triste historia del hombre que volvió de la patagonia

Erase una vez, hace mucho tiempo, en un lejano lugar llamado Ituzaingó, un ser que quería escapar de la monotonía de los edificios y su gris constante. Él tenía a un conocido que vivía en una ciudad, pero muy cercano a la naturaleza. Se conectó con el y con tres amigos más salieron del gran laverinto de cemento.
Luego de un largo viaje, usando diferentes vehículos, llegaron al dominio de la naturaleza y pudieron admirar así su gran potencial; los árboles, las montañas, los lagos, etc.; todo tenía un ritmo increible.
Así estos 5 seres descubrieron la tranquilidad, la vida sin horarios; pero, con esta tranquilidad se les pasó el tiempo y lamentablemente tuvieron que volver a la gris, fría y monótona ciudad a seguir con sus vidas, horarios y stress.
Pero nada será igual, ya que cada vez que este gris mundo los cance recordarán las genialidades de la naturaleza y, por lo menos mentalmente, se tomarán unas pequeñas vacaciones.
(Los demás aventureros no están dibujados por voluntad propia, uno si, pero no lo encuentro)

6 comentarios:

Lietti dijo...

Esta post se la dedico a los que viajaron con migo y a otto, que hizo el mismo viaje y que me ayudo a que quede copado el blog..
Grande!

Anónimo dijo...

felicito eternamente a un gran artista con un corazon inmenso y sencible y un gran conductor de Sin Caramelos en el frasco un genio la verdad un abrazo y nos vemos

Suerte amigazo

Emmanuel

Lietti dijo...

seguro te referias a mi????

Lietti dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
angel mosquito dijo...

Martin, en 4 mts2 podes hacer una huerta orgánica y recrear la naturaleza ademas de comerla, que hace bien.
irse de vacaciones es un bajon porque hay que volver.

siga así, ha sido promovido a un nivel superior de enseñanza.

Cínica dijo...

Mosquito te odio! Pasas por todos los blogs! Y el mio?

Yo me voy el verano que viene de mochilas :):):):)